Mamografía tamara

La mamografía consiste en una exploración diagnóstica de imagen por Rayos X de la glándula mamaria, mediante aparatos denominados mamógrafos. Estos aparatos disponen de tubos de emisión de rayos X especialmente adaptados para conseguir la mayor resolución posible en la visualización de las estructuras fibroepiteliales internas de la glándula mamaria.

Esta es considerada la exploración de elección en el diagnóstico de tumores mamarios y de otras patologías de la mama. Su capacidad de identificación de lesiones de mínima dimensión ha preconizado su utilización en revisiones sistemáticas para detectar tumores antes de que puedan ser palpables y clínicamente manifiestos (cribage mamográfico). Este diagnóstico, efectuado en una fase muy precoz de la enfermedad, suele asociarse a un pronóstico de curación excelente así como precisar una menor agresividad para su control.

La mamografía cuando detecta una lesión sospechosa de cáncer la clasifica dentro de una categoría de BIRADS (Breast Imaging-Reporting and Data System), las primeras etapas I y II son benignas, la III es probablemente benigna, mientras la IV y V aumenta la probablidad de que sean malignas. Muchas ocasiones la mamografía puede revelar lesiones malignas sin que estas se palpen clínicamente.